Blogia
UN TOQUE DE AZUFRE Image Hosted by ImageShack.us

Las mentiras de la NASA al descubierto

Las mentiras de la NASA al descubierto Mira que desde que vimos "Capricornio 1" ya lo veníamos barruntando, pero, claro, ahora las pruebas son aplastantes. Resulta que el hombre jamás pisó la luna, que va... Todo fue un fraude, una colosal mentira cuidadosamente escenificada por la NASA y el gobierno de los Estados Unidos para impresionar al planeta con el poderío tecnológico yanqui. Pero como la verdad no puede permanecer oculta eternamente por fin las evidencias del engaño han saltado por los aires dejando en bragas a todos aquellos que pretendieron confundir al mundo con sus ponzoñosas mentiras (¿veis cómo me voy exaltando?). Pues eso, que aquí tenéis las imágenes que demuestran aquel enorme "fake". Ante demostraciones gráficas tan apabullantes como la que acompaña este texto, sobran las palabras. Esta claro: el mundo fue demasiado crédulo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

17 comentarios

luis b -

Ahí va un link de la página oficial de Fontcuberta relativo a la instalación Sputnik.

http://www.nexusgeografics.com/sid/font/bin/Sputnik/Cast/GImaxusSput.htm

CellarDoor -

Ivan Istochnikov - La verdadera historia

El coronel Ivan Istochnikov, piloto de la nave soviética Soyuz 2, desapareció durante un viaje espacial hace tres décadas. Las autoridades de su país diseñaron un plan para camuflar el fracaso del proyecto, y borraron a Istochnikov de la faz de la tierra.

El 26 de octubre de 1968, en plena batalla por la conquista del espacio, la nave soviética Soyuz 2 recibió el impacto de un meteorito durante el trascurso de una misión. El caso se archivó rápidamente. Se trataba, según los comunicados oficiales, de una nave no tripulada. Las autoridades soviéticas mentían: la nave estaba pilotada por el cosmonauta coronel Ivan Istochnikov, desaparecido en el choque.

Se ocultó el suceso para no retroceder un sólo centímetro en la batalla espacial que mantenían con los norteamericanos, afirmando una y mil veces que era un vuelo automatizado sin tripulación. Se confinó a la familia del piloto en el fin del mundo, se chantajeó a sus compañeros para que permanecieran en silencio, se borró su imagen de las fotografías y se manipularon los archivos. Pensaron que habían hecho desaparecer a Istochnikov para siempre.

Pero un golpe de suerte le devolvió a la realidad. El mismo que llevó a Michael Arena, periodista norteamericano miembro de la Smithsonian Institution, a una subasta de material espacial ruso en el Sotheby's de Nueva York. Arena adquiere un lote formado por escritos y fotografías de Giorgi Beregovoi, piloto de la Soyuz 3 en 1968. Entre estas últimas destaca la imagen de un grupo formado por seis cosmonautas que, reunidos a las puertas del Kremlin, esperan el comienzo de un desfile conmemorativo de la Revolución de Octubre. El reportero norteamericano reconoce la vieja foto, pero ve algo raro en ella y decide buscarla en sus archivos. En el libro Rumbo a las estrellas (1975) aparece la fotografía, realizada a partir del mismo cliché pero, sorprendentemente, sólo con cinco cosmonautas. La imagen de Istochnikov había sido burdamente borrada.

Arena, periodista de raza, comienza a husmear en los entresijos de una cosmonáutica soviética oscura como cráter de meteorito. El advenimiento de la perestroika facilitó su trabajo, antaño misión imposible.

Las primeras investigaciones revelaban que el día 25 de octubre de 1968 fue lanzada la nave Soyuz 2 con el cosmonauta-piloto Ivan Istochnikov a bordo. Sólo le acompañaba otro ser vivo: una pequeña perra llamada Kloka. Esta nave debía servir de blanco para que otra, la Soyuz 3 pilotado por el teniente coronel Giorgi Beregovoi, realizase con ella un ensamblaje orbital veinticuatro horas después. "Eran los tiempos en que los Estados Unidos y la URSS trabajaban contra reloj para llegar los primeros a la Luna", recuerda Arena. "Las presiones políticas prevalecían sobre las garantías técnicas y la carrera espacial se había cobrado ya algunas víctimas. En el vuelo que les había precedido, la Soyuz 1, las cosas fueron mal desde el principio y terminaron en un estrepitoso desastre: Komarov se estrelló al regresar, debido al mal funcionamiento del paracaídas".

Una muerte se consideraba sólo un borrón en una historia gloriosa. Hablamos de un proyecto con un fin capaz de justificar cualquier medio. A estas alturas nada ni nadie podía frenar la carrera espacial: los intereses de ambas potencias eran muy grandes, y los fracasos se olvidaban con demasiada rapidez. "Después de un intento fallido de acoplamiento, la Soyuz 2 y la Soyuz 3 se distanciaron y perdieron el contacto", continúa Arena. "Cuando al día siguiente se reencontraron, Istochnikov había desaparecido y su módulo presentaba el impacto de un meteorito. En realidad, nunca se supo a ciencia cierta qué había ocurrido y el enigma se saldó con una suma de conjeturas. Pero, decididamente, las autoridades soviéticas no estaban dispuestas a admitir un nuevo fracaso y maquinaron una solución maquiavélica: declararon que la Soyuz 2 había sido un vuelo automatizado, no tripulado. A efectos oficiales Istochnikov habría fallecido a causa de una enfermedad unos meses antes. Para evitar voces reprobatorias se eliminaron todas las pruebas".

Un informe que hasta hace muy poco se había considerado como "alto secreto" del piloto la Soyuz 3, la nave que no pudo ensamblar con la Soyuz 2 de Istochnikov, ofrece varias alternativas que podrían justificar el accidente: "La primera que se me ocurre es el sabotaje, lisa y llanamente... otra sería una anomalía repentina en la salud mental o física del tripulante; ni siquiera habría que descartar el suicidio". Finalmente, Giorgi Beregovoi, el último hombre que vio al cosmonauta fantasma, reconoce que "habría que incluir la posibilidad de una abducción". Arena logró citarse con Beregovoi, después de muchas intentonas fallidas, para el día 1 de julio de 1995. El último hombre que vió al cosmonauta fantasma falleció veinticuatro horas antes.

Podría ser el argumento perfecto de una película de ciencia ficción, pero es mucho más que eso: se trata de uno de los episodios más siniestros en la historia de la conquista de la galaxia. Un capítulo más a añadir al libro negro del espacio soviético, donde se ocultan la explosión ocurrida el 23 de marzo de 1961 durante el programa Vostok (un cosmonauta muerto), la fuga de combustible durante el lanzamiento del misil SS-7 (un numero de víctimas sin determinar), y la calcinación de Laika, la perrita más famosa del mundo, achicharrada durante su paseo espacial en noviembre de 1957. La nave en que viajó Laika alcanzó temperaturas brutales al estar mal aislada térmicamente, y sus restos fueron sustituidos por otro animal de similares características nada más llegar a tierra.
http://www.limbostarr.com/is_istochnikov.html

CellarDoor -

Ivan Istochnikov
La verdadera historia

El coronel Ivan Istochnikov, piloto de la nave soviética Soyuz 2, desapareció durante un viaje espacial hace tres décadas. Las autoridades de su país diseñaron un plan para camuflar el fracaso del proyecto, y borraron a Istochnikov de la faz de la tierra.

El 26 de octubre de 1968, en plena batalla por la conquista del espacio, la nave soviética Soyuz 2 recibió el impacto de un meteorito durante el trascurso de una misión. El caso se archivó rápidamente. Se trataba, según los comunicados oficiales, de una nave no tripulada. Las autoridades soviéticas mentían: la nave estaba pilotada por el cosmonauta coronel Ivan Istochnikov, desaparecido en el choque.

Se ocultó el suceso para no retroceder un sólo centímetro en la batalla espacial que mantenían con los norteamericanos, afirmando una y mil veces que era un vuelo automatizado sin tripulación. Se confinó a la familia del piloto en el fin del mundo, se chantajeó a sus compañeros para que permanecieran en silencio, se borró su imagen de las fotografías y se manipularon los archivos. Pensaron que habían hecho desaparecer a Istochnikov para siempre.

Pero un golpe de suerte le devolvió a la realidad. El mismo que llevó a Michael Arena, periodista norteamericano miembro de la Smithsonian Institution, a una subasta de material espacial ruso en el Sotheby's de Nueva York. Arena adquiere un lote formado por escritos y fotografías de Giorgi Beregovoi, piloto de la Soyuz 3 en 1968. Entre estas últimas destaca la imagen de un grupo formado por seis cosmonautas que, reunidos a las puertas del Kremlin, esperan el comienzo de un desfile conmemorativo de la Revolución de Octubre. El reportero norteamericano reconoce la vieja foto, pero ve algo raro en ella y decide buscarla en sus archivos. En el libro Rumbo a las estrellas (1975) aparece la fotografía, realizada a partir del mismo cliché pero, sorprendentemente, sólo con cinco cosmonautas. La imagen de Istochnikov había sido burdamente borrada.

Arena, periodista de raza, comienza a husmear en los entresijos de una cosmonáutica soviética oscura como cráter de meteorito. El advenimiento de la perestroika facilitó su trabajo, antaño misión imposible.

Las primeras investigaciones revelaban que el día 25 de octubre de 1968 fue lanzada la nave Soyuz 2 con el cosmonauta-piloto Ivan Istochnikov a bordo. Sólo le acompañaba otro ser vivo: una pequeña perra llamada Kloka. Esta nave debía servir de blanco para que otra, la Soyuz 3 pilotado por el teniente coronel Giorgi Beregovoi, realizase con ella un ensamblaje orbital veinticuatro horas después. "Eran los tiempos en que los Estados Unidos y la URSS trabajaban contra reloj para llegar los primeros a la Luna", recuerda Arena. "Las presiones políticas prevalecían sobre las garantías técnicas y la carrera espacial se había cobrado ya algunas víctimas. En el vuelo que les había precedido, la Soyuz 1, las cosas fueron mal desde el principio y terminaron en un estrepitoso desastre: Komarov se estrelló al regresar, debido al mal funcionamiento del paracaídas".

Una muerte se consideraba sólo un borrón en una historia gloriosa. Hablamos de un proyecto con un fin capaz de justificar cualquier medio. A estas alturas nada ni nadie podía frenar la carrera espacial: los intereses de ambas potencias eran muy grandes, y los fracasos se olvidaban con demasiada rapidez. "Después de un intento fallido de acoplamiento, la Soyuz 2 y la Soyuz 3 se distanciaron y perdieron el contacto", continúa Arena. "Cuando al día siguiente se reencontraron, Istochnikov había desaparecido y su módulo presentaba el impacto de un meteorito. En realidad, nunca se supo a ciencia cierta qué había ocurrido y el enigma se saldó con una suma de conjeturas. Pero, decididamente, las autoridades soviéticas no estaban dispuestas a admitir un nuevo fracaso y maquinaron una solución maquiavélica: declararon que la Soyuz 2 había sido un vuelo automatizado, no tripulado. A efectos oficiales Istochnikov habría fallecido a causa de una enfermedad unos meses antes. Para evitar voces reprobatorias se eliminaron todas las pruebas".

Un informe que hasta hace muy poco se había considerado como "alto secreto" del piloto la Soyuz 3, la nave que no pudo ensamblar con la Soyuz 2 de Istochnikov, ofrece varias alternativas que podrían justificar el accidente: "La primera que se me ocurre es el sabotaje, lisa y llanamente... otra sería una anomalía repentina en la salud mental o física del tripulante; ni siquiera habría que descartar el suicidio". Finalmente, Giorgi Beregovoi, el último hombre que vio al cosmonauta fantasma, reconoce que "habría que incluir la posibilidad de una abducción". Arena logró citarse con Beregovoi, después de muchas intentonas fallidas, para el día 1 de julio de 1995. El último hombre que vió al cosmonauta fantasma falleció veinticuatro horas antes.

Podría ser el argumento perfecto de una película de ciencia ficción, pero es mucho más que eso: se trata de uno de los episodios más siniestros en la historia de la conquista de la galaxia. Un capítulo más a añadir al libro negro del espacio soviético, donde se ocultan la explosión ocurrida el 23 de marzo de 1961 durante el programa Vostok (un cosmonauta muerto), la fuga de combustible durante el lanzamiento del misil SS-7 (un numero de víctimas sin determinar), y la calcinación de Laika, la perrita más famosa del mundo, achicharrada durante su paseo espacial en noviembre de 1957. La nave en que viajó Laika alcanzó temperaturas brutales al estar mal aislada térmicamente, y sus restos fueron sustituidos por otro animal de similares características nada más llegar a tierra.

luis b. -

Gracias Antonio, pues si, por aquel entonces era madrileño y Barcelona era esa ciudad moderna a la que uno debía ir una vez al año para disfrutar del Salón del Comic. Ja, ja...Bueno, pues me ha sorprendido que el autor fuese español, no lo recordaba.
Me informaré un poquillo a ver que más a hecho este hombre.

Trashi -

Luis, claro que me acuerdo de la expo aquella. ¡Por entonces eras madrileño! Veamos, ¿cómo era el nombre del fotógrafo...? Fontcuberta... Joan Fontcuberta. Tengo aquí al lado libro-catálogo de aquella exposición. Buenísimo.

Pedro -

A mí lo que me fascina es que si hubiera un apocalipsis, el único hombre del que quedaría constancia en el Sistema Solar es el de Richard Nixon...

miguel angel b. -

Aunque parezca mentira la conspiranoia lunar no la inventaron los iankis. Algunos de los mayores de aquí recordamos muy bien que a la semana siguiente del pequeño pero grandioso paso (esa frase suena a Garci, en efecto),la televisión unicanal del momento entrevisto a algunos gañanes de pueblo que aseguraban,la boina bien calada y cuatro dientes contados bien a la vista, que na, que to eso era cuento de los que nos birlaron cuba.
Sobre falsificaciones lunares, sin recurrir a Kubrick, no hace mucho el Martin Mystere autoctono JJBenitez (sí, ese que se disfraza de Indiana Jones cada vez que va al baño) se marcó un "documento" sobre bases alienigenas en el satelite. En un lugar llamado Dixtopia alguien aseguró que tales pruebas irrefutables de que no estamos solos en el cosmos se habían manufacturado en un estudio de FX de Barakaldo.

luis b. -

Antonio, ¿recuerdas una exposición de hará ya más de un lustro que narraba la investigación de un cosmonauta ruso que cayó en desgracia y fue borrado (literalmente) por la cúpula soviética? Era acojonante, se componía no sólo de fotos de la época, trajes espaciales comprados en subastas, reproducciones milimétricas de los cohetes y decenas de documentos que demostraban que este hombre había existido pero que debido a un extraño fallo cuando se encontraba en orbita (datos muy misteriosos) los de la agencia espacial rusa para no verse involucrados en un escándalo de los de la época (recuerda que eran finales de los 60) decidieron reescribir la historia, borrando archivos, retocando fotos, eliminando datos para hacerle desaparecer por completo...una pasada...sobretodo cuando...¡SPOILER!...
al final de la expo descubrías que todo era mentira y una recreación del artista...La putada es que no recuerdo quién era y que montó posteriormente. Yo me lo pasé bomba acompañando a mi hermana (que no conocía el macguffin del asunto) viendo la cara que ponía según la ibamos viendo...ja , ja...

el riojano marrano -

Ya que mencionáis a Abe Sapiens, otro rumor insistente es que HELLBOY era un proyecto de Kubrick que Guillermo del Toro recompró para hacer exactamente todo lo contrario que Stanley...

La_Ruina_De_La_Familia -

Ya,y eso que tiene un lóbulo frontal hiperdesarrollado que le permite ser telépata...

Noel -

Un camelo: ni siquiera Abe Sapiens es capaz de completarlo.

judith -

yo, desenganchando las pegatinas de colores y volviendo a pegarlas en el lado que tocaba

La_Ruina_De_La_Familia -

¿Alguien sabe si existe ser humano que haya completado todas las caras del cubo,o es sólo un camelo?

Trashi -

Yo es que siempre confundo a Kubrick y Rubik. Uno hacia películas y el otro un cubo de fregar muy raro, así como de colores, ¿no?

SrLansky -

Era demasiado buena para que la hubiera rodado kubrick.

judith -

que hay de ese rumor que dice que la llegada a la luna la rodó Kubirck?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres