Blogia
UN TOQUE DE AZUFRE Image Hosted by ImageShack.us

Sexo, mentiras y aguas termales

Sexo, mentiras y aguas termales Esta es la crítica que escribí para "Fotogramas" del excelente nuevo largometraje de Lucrecia Martel, y que, al final, ha quedado inédita.

LA NIÑA SANTA

por Antonio TRASHORRAS

Dirección: Lucrecia Martel. Intérpretes: Mercedes Morán, Carlos Belloso, Alejandro Urdapilleta, María Alche. Guión: Lucrecia Martel y Alejandro Domenech. Fotografía: Felix Monti. Música: Andrés Gerszenzon. Nacionalidad: Argentina, 2004.

Con apenas dos películas (su aclamada ópera prima La ciénaga y ésta que ahora nos llega), Lucrecia Martel ha logrado ya lo que muchos cineastas ansían durante años, a veces sin acabar nunca de conseguir: abocetar un “corpus” autoral reconocible, un universo propio, tanto en contenido como en forma, una voz y una mirada tan definidas que resulten difíciles de asociar a cualquier otro director que no sea ella misma. Con "La niña santa", la argentina vuelve a la deslumbrante coralidad de su anterior cinta, si bien esta vez el humor (surreal, casi buñueliano por momentos) campa indecente en una trama mucho más milimétrica y, a medida que avanza implacable, también dotada de una mayor capacidad de angustia; sensación a la cual contribuye, cómo no, su meditadísima puesta en escena (algo, todo hay que decirlo, poco frecuente en el cine latinoamericano), encaminada a sacar el máximo provecho a los abundantes interiores presentes en un relato aún más protéico que "La ciénaga", y que termina sustituyendo la agorafobia de aquella, por una claustrofobia preñada de misticismo bizarro, sátira social, concupiscencia y nervios a flor de piel.

Image Hosted by ImageShack.us

La película sorprende, sobre todo, al no despeñarse por ninguno de los precipicios por cuyos bordes Martel parece disfrutar jugueteando: esos tonos dramáticos poco menos que irreconciliables (desde el disparate a lo macabro, pasando incluso por cierto candor), los cuales no dejan de mutar y aparearse entre sí, esa ausencia total de música, unida a un acertadísimo uso de los sonidos diegéticos, ese gozoso descaro a la hora de plantear meandros argumentales... Propuesta arriesgada, que busca con valentía erigirse en excepción, "La niña santa" ofrece a la postre dos de las mejores cosas que se le pueden pedir a una película: que se disfrute durante su visionado, y que, transcurrido cierto tiempo, su contenido siga vivo, reverberando en la memoria.

LO MEJOR: que se trate (sólo) del segundo largometraje de una directora con tan excelente futuro.
LO PEOR alguna que otra interpretación.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

3 comentarios

Noel -

¿Y por qué quedó inédita?

Trashi -

Sí, es brutal.

The Mad Prophet of the Airwaves -

Te corrijo:

LO MEJOR: La prota, la que sale en el cartel, creo se llama María Alche... una DIOSA. Espero que tenga una larga carrera por delante.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres