Blogia
UN TOQUE DE AZUFRE Image Hosted by ImageShack.us

Mi vida (o así)

Y volver, volver, vooooolver...

Y volver, volver, vooooolver... Aquí estoy otra vez. Cuánto tiempo, ¿eh? Bueno, antes que nada, explicar porque he estado estas semanas ausente. ¿Una de mis habituales pérdidas de interés blogueras? ¿Algún viaje, un problema serio en mi vida, demasiado trabajo...? No, no. Nada de eso. La respuesta es tan, tan simple que todos la comprenderéis rápidamente, seguro que con tan sólo iniciar la siguiente frase: "Hasta hoy no he podido actualizar el blog porque Telefónica...".

¿A que no hace falta que siga? ¿Verdad que con invocar el nombre de Timofónica huelga cualquier explicación posterior de las desdichas weberas que te hayan podido ocurrir por su culpa? Pues eso...

Lo que más lamento de esta obligada ausencia ha sido, evidentemente, no haber podido comentar la muerte ocurrida estos días y que a todos nos ha afectado tanto. Por supuesto, me estoy refieriendo a... esta:

APARECE MUERTO EN LA PLAYA DE PASAJES EL DELFÍN "PAKITO"

Vivía en La Concha desde 1998

SAN SEBASTIÁN.- Era uno de los símbolos más queridos de la bahía de La Concha. Pero 'Pakito', el caprichoso delfín mular que en 1998 se separó de su grupo para quedarse a vivir en San Sebastián apareció ayer muerto en el puerto guipuzcoano de Pasajes, adonde se trasladó a vivir en marzo de 2004.

Image Hosted by ImageShack.us Image Hosted by ImageShack.us

La Sociedad de Ciencias Aranzadi y AMBAR, la Sociedad para el Estudio y la Conservación de la Fauna Marina, precisaron en un comunicado que fue un particular quien alertó a las 11.00 horas del martes de la aparición de un delfín muerto en las proximidades del muelle de Pasajes San Pedro.

Pablo Cermeño, responsable de AMBAR, confirmó que las marcas de la aleta dorsal del animal, considerada como la huella digital diferenciadora de estos cetáceos, revela que se trata del delfín "Pakito", rebautizado como "Rufino" en la vecina localidad de Pasajes. El cetáceo, de 3,40 metros de longitud y cerca de 300 kilos de peso, presentaba un aspecto saludable, ya que, según Cermeño, "estaba gordo, con una buena capa de grasa y con el estómago bastante lleno", lo que evidencia que "tenía energía para cazar". La comparación del delfín muerto con las fotografías tomadas a Pakito en San Sebastián, así como la edad del cetáceo aparecido sin vida -de entre 20 y 30 años-, ratifican esta tesis, a falta del estudio genético que se practicarán a los restos. La necropsia efectuada, cuyos resultados definitivos no se conocerán hasta dentro de dos semanas, ha localizado una infección en el pulmón izquierdo del delfín, aunque se desconoce, por el momento, si ésta fue la causa del fallecimiento.

Cermeño precisó, en este sentido, que se han tomado muestras de piel para el análisis genético del animal; de hígado, grasa y riñones para estudiar sus niveles de contaminación; y una porción de cada órgano vital para efectuar un análisis patológico, pruebas todas ellas que determinarán la causa de la muerte. Los restos de "Pakito" han sido enterrados en San Sebastián junto a la sede de Aranzadi y serán exhumados dentro de dos años para recuperar su esqueleto e incorporarlo a la osteoteca de Aranzadi.


DESCANSE EN PAZ.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Mecago

Image Hosted by ImageShack.us

Estos días se estrena en Madrid el musical "Hoy no me puedo levantar", ya sabéis, la alternativa ibérica al éxito de los "Mamma Mia" de Abba y "We Will Rock You" de Queen. Un amigo mío, guionista y director de cine, entró esta mañana en la página web de dicha obra y... sufrió una apoplejía, el pobre. Veréis, él es un tío sensible (facción metalera, pero sensible al fin y al cabo) y, claro, semejante panegírico a Mecano le ha producido costurones en el alma. Llevado por la rabia (debida, en parte a los Torroja-Canos, y en parte a la mala vida que le dan en la cutreserie que le proporciona alimento mientras espera la llegada de su siguiente largometraje), mi amigo me escribió este mensaje-relato, que aquí reproduzco en su totalidad:

Mi odio a Mecano ha hecho que se me ocurra una idea genial para una película que haré si alguna vez soy rico. La peli se titula: "Hoy no te puedes levantar".

Va de un diabético psicópata al que todas las cosas malas de la vida le han pasado con canciones de Mecano de fondo.

Cuando escucha que van a sacar un nuevo CD con DVD empieza su masacre. Su forma de actuación es la siguiente. Va a una tienda de discos y espera que alguien compre algo de Mecano. Sigue a la víctima hasta su casa y la inmoviliza. Luego le amputa tantas extremidades como CDs del grupo nauseabundo haya comprado, empezando por las piernas. Deja claro que su actuación ha sido por comprar el disco de Mecano.

Los hermanos Cano y Ana Torroja, que tienen muy buenos sentimientos, se apiadan de sus fans troceados y deciden dar un concierto exclusivo para las víctimas amputadas. Algo muy pequeño, íntimo y amoroso. El prota entonces actua con determinación. Se corta las dos piernas y finge ser una víctima del malvado psicópata para poder ir al
concierto. Llega el día del concierto y empieza Mecano a cantar. Nuestro
protagonista se ha llevado un cubo de insulina para resistir la baba, pero los fans se mueven mucho en sus sillas de ruedas, le tiran las dosis. Cuando va a recuperarlas se las aplasta una chica a la que cortó todas las extremidades y que se mueve en una silla que dirige soplando por una pajita. El lame el suelo, la insulina, pero el concierto no acaba. El azúcar le va subiendo, se la mide, va a morir.

Mecano ha terminado, va a bajar a besar a sus fans. El loco coge el cuchillo eléctrico, pero la muchedumbre amputada pide un bis. Mecano empieza a cantar otra vez. El psicópata sabe que no podrá resistir otro tema más, especialmente el "Hijo de la luna", así que sin dudarlo se corta el cuello y muere desangrado. Lo último que oye en su vida es
eso de "nosequeleches, nació un niño..."

Y no sé si hay algún epílogo, todavía no se me ha ocurrido. De momento sé que los asesinatos se cometerían con versiones punkarras, death y ruidosas de Mecano.


Para que veáis que en el cine español SÍ hay gente con talento, sólo hace falta que algún productor (no subnormal) les dé alguna oportunidad. Destroy!

¿

Quick, think of your favorite sci-fi television or movie franchise or writer (i.e. Star Trek, Star Wars, Dr Who, Dune, HHG2TG, Asimov, Babylon 5, Blade Runner, Lexx, BattleStar Galactica, Flash Gordon, Arthur C. Clarke, William Gibson, Philip Jose Farmer, or Planet of the Apes, Buckaroo Banzai, The Matrix.) Don't think about it too much. I just want you to remember the first one that popped into your mind. Ok, got it? Great. Read on to see if I peg your personality type at all. (Participants receive a handy home version of the game.)

http://www.kuro5hin.org/story/2005/2/17/201046/841

Cuerpos, cuerpecitos, cuerpazos... everywhere

Cuerpos, cuerpecitos, cuerpazos... everywhere Bright Light Film Journal es un revistón de cine "on line" para mear y no echar gota, lo que se dice la pera. Un nivel de textos estratosférico, una selección de temas intachable, un punto de vista crítico siempre afilado y, cómo no, esa versatilidad analítica, esa capacidad todoterreno que tanto echa uno en falta en gran parte de los textos sobre cine escritos en castellano, ya sea en la Red o en papel. Es decir, lo que hace unos años llamábamos una publicación "con actitud".

Y es que destilan tal inteligencia sus artículos que da gusto leerlos hasta cuando no estés demasiado de acuerdo (en mi caso, sin ir más lejos, en el reciente sopapo que le han metido a Closer).

No obstante, lo que ha motivado mi mención a Brigh Light era que quería llevaros hacia este interesante artículo, aparecido hace meses, donde se establecen unos acertados paralelismos estéticos y conceptuales entre la obra de Leni Riefenstahl y los magistrales y sensualmente amnióticos títulos de crédito creados por (sobre todo) Maurice Binder para la serie fílmica de James Bond.

Image Hosted by ImageShack.us

Y a quien se le haya despertado el gusanillo por saber más sobre dichas secuencias de apertura, algunas ya legendarias, le recomiendo pasarse por aquí, y dejarse arrullar por la tersa ampulosidad característica de los trabajos de Robert Brownjohn, Binder y el "heredero" Daniel Kleinman. Hala pues.

Permitdme este momento de relax

Image Hosted by ImageShack.us

Porque todo no puede ser trabajo, trabajo y más trabajo, digo yo...

Y la culpa era de...

Mi ausencia durante estos últimos días tiene dos culpables, aunque lo que no está claro aún es el grado exacto de responsabilidad de cada uno de ellos. Son, 1) Telefónica; y 2) Terra.

Metal Machine Music

Metal Machine Music De La Nación vía Axxon.

28/Ene/05

LOS ESTADOS UNIDOS ENVIARÁN ROBOTS SOLDADOS A IRAK

El Pentágono tiene una nueva arma para enfrentar la sangrienta guerra en Irak, que ya dejó más de 1300 soldados norteamericanos muertos: el primer escuadrón de robots armados. Después de varias pruebas, el ejército norteamericano ordenó el desplazamiento de 18 de estos vehículos robotizados, operados a control remoto, equipados con ametralladoras, ruedas todoterreno, cámaras con zoom y binoculares con visión nocturna, lo cual les permite ser utilizados tanto de día como de noche y bajo cualquier condición climática.

Cuando empiecen a ser usados, en unos dos o tres meses, se convertirán en los primeros robots de este tipo en entrar en combate dentro de una larga lista de proyectos tecnológicos que las fuerzas armadas de Estados Unidos están desarrollando para librar las batallas del futuro con ejércitos mixtos de soldados y máquinas guerreras. "Este es el inicio de una transformación profunda en nuestras fuerzas armadas —dijo orgulloso a La Nación, Anthony Sebasto, director asociado del Centro de Ingeniería de Armamento y Tecnología del ejército, en Nueva Jersey—. No se trata de crear robots autómatas que reemplacen a nuestros soldados, sino de complementos para aumentar la eficacia y el nivel de supervivencia de nuestras tropas en el terreno."

Conocidos ya como Swords (acrónimo en inglés para los Sistemas de Armas Especiales para la Observación, Reconocimiento y Detección), los robots armados son, en realidad, una adaptación de los Talon, las conocidas máquinas para desactivar bombas que el Pentágono utiliza desde el año 2000 en Afganistán e Irak. Pero en este caso, en lugar de un brazo mecánico, a los Swords ("espadas", en inglés) se les montaron ametralladoras M240 y M249, cuatro cámaras y un par de binoculares nocturnos, que les permiten ser utilizados en la oscuridad.

"La idea vino de los propios soldados que estaban en Afganistán y debían inspeccionar cuevas sin saber qué podrían encontrar adentro", comentó a La Nación Bob Quinn, gerente de la compañía Foster-Miller, creadora del Talon, y que trabajó junto con el ejército para diseñar este nuevo robot armado. En comparación con los soldados humanos, estos robots tienen mucha mejor puntería, ya que disparan desde una plataforma estable y utilizan una mira electrónica. "Así se elimina la mayoría de los errores de disparo que tienen los soldados", indicó Sebasto, y añadió que los robots son capaces, además, de atravesar obstáculos como piedras, arena, aguas no profundas y hasta fuego.

Image Hosted by ImageShack.us

Por ahora, los Swords, que funcionan con una batería de litio que les brinda una autonomía de cuatro horas, pueden operar a una distancia máxima de 800 metros de la persona que los comanda por control remoto, aunque se espera aumentar pronto el radio de acción. Asimismo, se está trabajando para alivianar la consola de control, que pesa 15 kilos, y reemplazar la pantalla y las manijas con las que actualmente funciona por una suerte de equipo de realidad virtual, con un joystick, al estilo de los juegos electrónicos, provisto de anteojeras con visores.

Como buena parte de la tecnología aplicada ya se había desarrollado, el precio de los Swords es bastante razonable para este tipo de arma: unos 200.000 dólares. La empresa Foster-Miller, sin embargo, piensa reducir aún más su costo. "Estamos dando un servicio muy grande a nuestros hombres y mujeres de uniforme al brindarles mayor protección", subrayó con tono patriótico Quinn, y agregó que desde que los robots fueron presentados, el último fin de semana, ha recibido numerosos e-mails de agradecimiento de familiares de soldados destacados en Irak. "Me decían que para los marines esta invención representa un traje invisible que les permitirá moverse con mayor seguridad en terreno enemigo", apuntó.

Lo más probable es que en un futuro cercano los Swords se vuelvan todavía más mortales para el enemigo. Otro arsenal de armas letales ya ha sido probado y está a la espera de la aprobación final del Pentágono. "Sabemos que podemos contar con los Swords para montar sobre ellos lanzagranadas, cohetes y bombas incendiarias, y también armas de precisión como las que usan los francotiradores", dijo Sebasto. Más allá de los avances que significa este nuevo robot, su uso presenta varios nuevos riesgos.

Image Hosted by ImageShack.us

¿Qué garantiza que una de estas máquinas no se vuelva "loca" y empiece a disparar indiscriminadamente? ¿Qué sucedería si cae en manos enemigas? Sebasto reconoció que aún se está trabajando en varias funciones de seguridad para evitar que el arma que el robot lleva pueda ser disparada por error. Para empezar, si en algún momento el aparato pierde comunicación con su operador, se apaga y se mantiene en modo "seguro", sin disparar. "Es importante resaltar que los Swords nunca se pondrán en funcionamiento solos; siempre tiene que haber un soldado a cierta distancia para operarlos. No se convertirán en asesinos autómatas -dijo el funcionario del Centro de Ingeniería de Armamento y Tecnología del ejército-. Eso sí, si cae en manos enemigas, los riesgos de que el fusil sea utilizado en contra nuestra siguen siendo los mismos que con cualquier otra arma."

Los Swords son sólo uno de los tantos proyectos tecnológicos en los que el Pentágono trabaja para robotizar el campo de batalla. Junto con la compañía Applied Perception, se está desarrollando una ambulancia robot, llamada por ahora Vehículo de Extracción Robotizado, para sacar de la zona de combate a soldados heridos. Además, con la corporación Lockheed Martin se está trabajando en vehículos de combate de alta velocidad, mientras que la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada del Departamento de Defensa (Darpa) ya tiene prototipos de aviones bombarderos, tanques no tripulados y minas inteligentes que se desplazan por el campo de batalla.

Cuanto me aburre mi "blog"...

No sé si es una sensación compartida por muchos de los millones de "bloguistas" que hay por ahí sueltos, pero de vez en cuando atravieso rachas de auténtico hastio y aborrecimiento hacia esta mi cueva, que es lo mismo que decir, claro, que en ocasiones me aburro a mí mismo, me canso de lo que voy a escribir antes siquiera de empezar; tan sólo con pensarlo ya sé, más o menos, la chicha (casi siempre escasa) y la forma de lo que sería el siguiente "post"... y pienso: "bah, ¿para qué?". No es una cuestión de cansancio acumulado, ni de falta de motivación por hacer llegar contenidos creo que jugosos (de segunda mano, lógicamente) a los que aquí entran, sino de algo más incómodo (al menos en mi caso, no sé en el de los demás), que es, ni más ni menos, que la muy limitada curiosidad que yo mismo he acabado sintiendo con los años por mis propias ocurriencias. No es falsa modestia, palabra. Soy tan ególatra como el que más; es decir, como cualquiera que haya hecho de la escritura y la cosa creativa su forma de vida, pero me resulta imposible evitar sentir cada cierto tiempo una profunda decepción ante lo predecible de mis "tics", un insoportable hartazgo ante mis cuatro mecanismos de empaquetado de ideas ajenas, ante lo poco que soy capaz de sorprenderme a mí mismo como escritor, como chascarrillero, como persona... como "bloguista". Este es un "post" desganado, es obvio, y cuyo objetivo no es otro que transmitiros el escaso sentido que durante estos días le he venido encontrando a esto de escribir y ensamblar cosillas en Internet, las cuales, día a día, se van acumulando ahí abajote, como bloques de un Tetris construido a base de "greatest hits" ajenos. De ahí mi silencio.

Además, hay tan buenos "blogs" esparcidos por la ciberselva... Cuantos más los frecuento menos ganas siento de actualizar el mío. Siento que aprovecho mejor mi tiempo leyendo según que cosas de otros que dedicándome a rumiar lo que ya sé. Y lo mismo pienso de vosotros, amigos/as. Mejor haríais pastando en otros campos: esta hierba nunca fue muy nutritiva, creedme.

P.D: Ayer descubrí gracias a Elástico la obra de la fotógrafa Sally Mann (paso de enlazar el nombre, tampoco cuesta tanto usar el Google, ¿no?), y ahora mismo estoy enganchado a bajarme imágenes suyas como un poseso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La dulce gripe

El otro día estuve con David en Salamanca impartiendo (qué mal suena) una maratoniana clase-conferencia en la Universidad Pontificia (crucifijo bien visible en todas las aulas; mira tú) sobre diálogos en los guiones de cine y televisión. La cosa fue bien; el organizador en un tío encantador con el que da gusto hablar y durante unas horas te hace sentir como en casa. Para colmo hacía menos frío que el año pasado, cuando acudimos allí a un bolo similar. Eso sí, nada más regresar comencé a sentir los primeros síntomas de esa gripe que, teoricamente, azota Madrid. Eso sí, yo la pillé en Salamanca, estoy seguro. La fiebre no es algo que me moleste demasiado, siempre y cuando no se salga de madre, claro (como hace unos años, que estuve varios meses entre 38º y 40º, y no moló nada). Leer estando así, ver una película, tratar de escribir incluso, se convierte en una experiencia levemente agotadora,

Vuelta al cole

Vuelta al cole Hola... (bostezo). He vuelto de Sitges (bostezo) y me encuentro sumido en la típica bajona post-actividad frenética. Pasar de ver seis películas al día, trotar de un sitio a otro, oler el perfume de "Buffy", charlar entrecortadamente con gente a la cual no veía desde hace meses, comer deprisa... así durante una semana... y, de repente, zas, frenazo brusco, realidad, escribir-escribir, mal rollo, malo, malo...

En fin, una vez terminada la crónica para "Fotogramas", arreglados unos asuntillos televisivos (se avecinan unas Navidades movidas en Paramount Comedy) y ordenada la cosa doméstica, lo último que me apetecía era escribir un "post" resumen sobre el pasado festival. Si acaso ya iré comentando algo en los próximos días (o no) sobre ciertas pelis allí vistas: "Oldboy", "Viral", "Primer", "Innocence: Ghost in the Shell 2", "Steamboy", etc. Pero ahora mismo, mientras echo vistazos intermitentes a "lo de" Zapatero (bla-bli-blu), no me apetece un pijo hablar de cine, la verdad. En cambio, encuentro una estúpida satisfacción en mostraros el cambiazo que experimentó Giselle Bundchen cuando hace ya unos años decidió demoler parte del chalet adosado que tenía en la proa de su bronzeada jeta. Sumemos a eso el inevitable trabajito pectoral y los proverbiales paseos con el culo al aire en las pasarelas de "Victoria's Secret", y ahí tenemos a la brasileña hoy día, arrejuntada con el DiCaprio y sin saber qué hacer ya con la de pasta que ha ingresado a fuerza de cimbrear la espalda de esa manera tan suya.

Nada como una entrada frívola e imbécil para recuperar el ritmillo de este "blog", tan pedante según algunos. Vuelvo con Zapatitos.

Rumbo a lo desconocido

Rumbo a lo desconocido Me largo a Sitges, a inflarme a ver películas y, como siempre, terminar al borde de la extenuación retinal. Siempre fue mi festival más querido y ya no digamos desde que, encima, los que allí dirigen el cotarro resulta que son viejos amigos y ex compañeros de batallas. Lo más posible es que durante una semana me sea muy difícil actualizar el "blog" debido a la espesura de la programación (pases hasta la 1 de la madrugada y primeros del día a las 8:30... ¡Olé!). No obstante, ya intentaré sacar algún momentillo para contar cualquier chuminada desde allí: la avalancha de títulos suculentos será demasiado grande como para no irme de la tecla.

En fin, sed felices. O algo.

La niña santa

La niña santa ****

Dirección: Lucrecia Martel. Intérpretes: Mercedes Morán, Carlos Belloso, Alejandro Urdapilleta, María Alche. Guión: Lucrecia Martel y Alejandro Domenech. Fotografía: Felix Monti. Música: Andrés Gerszenzon. Nacionalidad: Argentina, 2004.

Con apenas dos películas (su aclamada ópera prima La ciénaga y ésta que ahora nos llega), Lucrecia Martel ha logrado ya lo que muchos cineastas ansían durante años, a veces sin acabar nunca de conseguir: abocetar un “corpus” autoral reconocible, un universo propio, tanto en contenido como en forma, una voz y una mirada tan definidas que resulten difíciles de asociar a cualquier otro director que no sea ella misma. Con La niña santa, la argentina vuelve a la deslumbrante coralidad de su anterior cinta, si bien esta vez el humor (surreal, casi buñueliano por momentos) campa indecente en una trama mucho más milimétrica y, a medida que avanza implacable, también dotada de una mayor capacidad de angustia; sensación a la cual contribuye, cómo no, su meditadísima puesta en escena (algo, todo hay que decirlo, poco frecuente en el cine latinoamericano), encaminada a sacar el máximo provecho a los abundantes interiores presentes en un relato aún más protéico que La ciénaga, y que termina sustituyendo la agorafobia de aquella, por una claustrofobia preñada de misticismo bizarro, sátira social, concupiscencia y nervios a flor de piel.
La película sorprende, sobre todo, al no despeñarse por ninguno de los precipicios por cuyos bordes Martel parece disfrutar jugueteando: esos tonos dramáticos poco menos que irreconciliables (desde el disparate a lo macabro, pasando incluso por cierto candor), los cuales no dejan de mutar y aparearse entre sí, esa ausencia total de música, unida a un acertadísimo uso de los sonidos diegéticos, ese gozoso descaro a la hora de plantear meandros argumentales... Propuesta arriesgada, que busca con valentía erigirse en excepción, La niña santa ofrece a la postre dos de las mejores cosas que se le pueden pedir a una película: que se disfrute durante su visionado, y que, transcurrido cierto tiempo, su contenido siga vivo, reverberando en la memoria.

Lo mejor: que se trate (sólo) del segundo largometraje de una directora con tan excelente futuro.
Lo peor: alguna que otra interpretación.
Para todo tipo de cinéfilos.

Antonio TRASHORRAS

Cosas que destruyen mi apatía

Cosas que destruyen mi apatía Llevo varios días sin actualizar, ya lo habréis notado. Las razones son las de siempre, en este y otros blogs: exceso de trabajo y/o (en este caso "y") apatía, falta de ilusión por escribir ni una sola línea por puro capricho. Eso sí, no hay nada mejor para sacarte de la apatía que un buen objetivo, una meta grande y justo, buena-buena. Y eso es lo que me proporcionó ayer un mensaje que recibí por e-mail y que me devolvió instantaneamente la ilusión de volver a actualizar este blog, con el único fin de difundir esta iniciativa:

"Pido vuestra colaboración en una iniciativa que puede dar como resultado un momento realmente legendario:

El próximo día 31 de diciembre, cuando Ramón García diga por televisión:

"FELIZ 2005"

Todos los españoles tienen que levantarse y gritar:

"¡¡¡¡POR EL CULO TE LA HINCO!!!!"

Será un momento histórico que no se podrá repetir hasta el 2025."

Como podéis ver se trata de un objetivo noble y hermoso, un reto colectivo difícil también, dada su enormidad, pero que, sin duda, de lograrse, hará de nuestro mundo un lugar mejor, aunque sólo sea por unos segundos.

Gritad, amigos, gritad...

Estoy de estreno

Image Hosted by ImageShack.us

Supongo que era inevitable... Tarde o temprano, la personalidad, el juego mantenido dentro de "Un toque de azufre" tenía que acabar aburriéndome, hartándome incluso por momentos. ¿Cuántas veces escucháis eso de "lo que tienes que hacer es ser tú mismo"? A mí me da la risa... No hay que engañarse: "uno mismo no existe". Tampoco creo que seamos infinitos, pero es obvio que unitarios tampoco. Nosotros mismos somos muchos, casi siempre en conflicto, y, menos mal, ya que vengo comprobando que gracias a esas fricciones suele surgir lo poco o bueno que cada uno tenemos.

El caso es que "Un toque de azufre" me empezaba a parecer como un reducto en el cual, tal vez de modo subconciente, tendía a comportarme (¿tendría que usar el neologismo "netportarme"?), a escribir en unos determinados registros, que, por muy míos que sean, sí, tampoco me siento del todo a gusto limitándome a ellos. Os aseguro que exite un "yo" menos enfurruñado, ratonil, impulsivo y venenoso del que este diario ha venido mostrando. Puede que mi personalidad dominante sea esa, la sarcástica-revenida, de ahí el propio nombre "Un toque de azufre", y el tono corrosivo de gran parte de sus "posts"; ahora bien, hay momentos en que, pensé, estaría bien contar con otro rinconcito donde mostrar una faz más civilizada y serena, puedo que incluso hedonista.

Image Hosted by ImageShack.us

Con esa intención nace Visión de túnel, mi segundo "blog"-bitácora-fanzine virtual... Un lugar que he intentado no se parezca en absoluto a "Un toque de azufre". Para empezar allí me centraré en la imagen y no en la palabra; renunciaré totalmente al yo y cederé el espacio a otros con un talento mil veces más merecedor de llenar las pantallas de vuestros ordenadores. "Visión de túnel" será, esperó, un remanso visual donde, quien más quien menos, puede que descubra algún artista que le acompañe en años venideros, y cuyo nombre algún día asocie con el mío, al haber sido yo quien primero le puso en contacto con él. A diferencia de esta bitácora, a veces crispada, impredecible casi siempre aquejada de ese enfermizo abigarramiento estilístico y emocional, tan mío... "Visión de túnel" pretende ser algo mucho más cristalino, predecible y agradecido para sus posibles visitantes: una galería de imágenes que merecen la pena ser conocidas y conservadas; en la memoria o en el disco duro, eso ya depende de vosotros.

Image Hosted by ImageShack.us

De momento, allí os encontraréis recopilaciones de dos artistas que me gustan especialmente: esa especie de mezcla ajaponesada entre Balthus y Gorey llamado Alex Gross (a quien pertenecen las dos primeras ilustraciones de este "post": "El rayo-X" y "Savor") y el optimista y "beat" Tim Biskup (este de aquí arriba).

Poco más se me ocurre para presentar a mi nuevo retoño bloguero, el cual, lo tengo clarísimo, será mucho más guapo y amable que su hermano mayor, por la sencilla razón de que tendrá menos características de su padre, y bastante más de sus amigos.

Os espero en www.visiondetunel.blogia.com

A mi "yo" menos uraño le encantará veros por allí.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El hundimiento de Blogia

El hundimiento de Blogia Como pudisteis comprobar todos aquellos que durante los pasados tres días tratasteis de entrar, este "blog" estuvo inaccesible debido a un fallo gordo del servidor. Lejos de afectar sólamente a "Un toque de azufre", este hundimiento dejó incomunicadas a todas las (sopotocientosmil) páginas personales alojadas en Blogia. Tengo que reconocer que la imposibilidad de actualizar me provocó una extraña mezcla de alivio y ansiedad. El alivio resultó una suerte de sentimiento vacacional inesperado, como cuando de niño un ligera fiebre servía de excusa ante tus padres para quedarte en la cama sin ir al cole. La enfermedad podía ser real, sí, pero también era cierto que la cosa distaba mucho de merecer tanto cuento como para permanecer acurrucado en la cama leyendo durante todo el día. Esa misma sensación de descanso justificado, pero a la vez ligeramente culpable, fue la que me provocó el desplome de Blogia, lo cual significa claramente que durante los últimos días me había estado desgastando un poco con mis "posts"; actualizando por obligación (o inercia), es decir, el punto más bajo que puede alcanzar un bitacorero: ¡hacer de su diario un deber! ¡Puagh!

Acompañando ese alivio me asalto cierta ansiedad al pensar en aquellos lectores habituales de este caprichoso foco de barbarie mental que al tratar de entrar y darse en las narices con el mensaje de error, pensasen que había arrojado la toalla y, presa de un arrebato de los míos, enviado al guano el "blog", clausurado el enlace... kaput, theendmyfriendtheend. Tras dos días de inactividad llegué a pensar en el fallecimiento de Blogia, y que realmente "Un toque de azufre" había pasado ya al "más allá" de las bitácoras, hecho que acepté con más serenidad de la que hubiese creído de antemano (total, he perdido cosas más importantes...), si bien me quedaba el sabor agridulce de no haberme podido despedir en condiciones. Por educación, ya sabéis; adios, fue un placer, gracias a los que vinísteis de buena fé, y a los demás... pues que os devore un tumor (no he cambiado en estos días, como podéis ver).

Image Hosted by ImageShack.us

Y cuando ya me había acostumbrado a la idea de la muerte de mi "blog", y a otra cosa baterflai, he aquí que vuelve esta mañana a funcionar. Lázaro´, márcate un baile, va... Y, en fin, me encuentro de pronto como el tenista que, tras una interrupción por lluvia, ya duchado en el vestuario, le comunican de pronto que su partido se reanuda y debe volver a la pista. Con los músculos laxos, la concentración en las Antípodas, el motor frío...

Y hoy encima es sábado, ese día familiar, pero, a la vez, desdichadamente anegado en trabajo. Bueno, majetes, se hará lo que se pueda... Vuelvo a empuñar la raqueta, me quito el traje de luto, introduzco la llave de contacto... burrún-burrún.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres