Blogia
UN TOQUE DE AZUFRE Image Hosted by ImageShack.us

Termina... ted

Image Hosted by ImageShack.us

Mirad al otrora dios de los gimnasios convertido hoy en un acordeón con piernas, en un esclerótico "souffle" de carne víctima del paso de los años y el peso de la gravedad (o al revés). Y contemplando esta instantánea voy yo y me preguntó: ¿por qué será que me causan tantas cosquillitas de placer las historias de decadencia, caída y/o degradación de todo el (o la) que un día fue estrella? La verdad es que sí que tenía razón el pollo (dicho sea con cariño) que en un comentario de por ahí abajo señalaba que suelo ser más bien cabroncete con las miserias de los ricos y famosos. ¿Será una explicación muy simplona atribuir este sadismo contra el triunfador a un odio atávico hacia aquellos que tienen (o tuvieron) esas pequeñas cosas que a mi me faltan: belleza, poder... aviones? ¿Qué tipo de persona soy al no poder evitar sonreír inconscientemente de forma similar tanto al enterarme de que el Gordo de la lotería ha tocado en medio de eso que hoy llaman una barriada "de clase media-baja" (o sea, baja) como cuando escucho que tal multimillonario, político o famoso tiene... digamos, una enfermedad incurable? ¿Soy un canalla por disfrutar con la no-felicidad de quienes (en plan juez supremo, lo sé) estimo que ya obtuvieron de la vida más de lo que merecían, sobre todo si lo comparamos con tanto pobre desgraciado que jamás tendrá ni donde caerse muerto? ¿Resulta infantil y oligofrénica esta patética regla de compensación, ese constructo de baratillo que me he ido creando para hacerme la ilusión de que, a lo mejor, sí que el universo se encuentra en equilibrio? Quizá... es decir, ¡seguro! Pero, qué queréis que os diga... gozaría como un mico viendo a Bush (o al propio Schwarzie) carcomido por una enfermedad degenerativa de esas que hallarían remedio mediante la investigación con células madre. Y no digamos si estallara un buen escándalo masivo sobre la podredumbre oculta de tanto jerifalte eclesiástico que se desgañita en contra de la perversa homosexualidad que nos invade. ¿"Quid pro quo"?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

7 comentarios

Trashi -

Estoy de acuerdo con el riojano. La violencia es un instrumento de unos y otros, estén del lado que estén. No hay más que ver la Historia de manera mínimamente objetiva. El "a priori" de endosar a la Izquierda un humanismo de base me temo que, a efectos prácticos, peca de ingenuo. En cuanto a lo de ver con buenos ojos ciertas muertes "naturales"... pues claro que sí, hombre. ¿O es que ahora va a estar mal visto, por ejemplo, recordar con alegría el espiche de Franco, sin ir más lejos?

el riojano marrano -

No te engañes, Scrooge. Tú mismo razonamiento de "yo no estoy a favor de la violencia pero ellos sí" se lo he oído a mucha gente de derechas.

Y es que en este país somos muy dados a pontificar desde posturas absolutamente miméticas de las del adversario...

Steam Man -

Esta especulación ya la dijo Michael Moore en "Estúpidos hombres blancos" y me parece terriblemente cierto... duro, despiadado y... cierto.

Saludos

Scrooge -

Yo no estoy a favor de la violencia. Muchos de ellos sí. Y así va el mundo. Por eso digo que si se murieran de muerte natural sería cojonudo.

Roberto -

Scrooge, el problema es que los fachas piensan lo mismo que nosotros. Mi lema es vive y deja vivir... Si te dejan.

Scrooge -

Yo también creo que los fachas y los obispos lo mejor que podían hacer es extinguirse. No digo matarlos pero si se murieran ellos solos sería de puta madre.

La-Ruina-de-la-Familia -

Con ese cuerpo ya no se puede ser héroe de acción.Ya no me creo que sea un cyborg.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres